OSCAR WILDE Y LORD ALFRED DOUGLAS

Wilde se enamoró perdidamente de un estudiante de Oxford, Alfred Douglas (Bosie), hijo del Marqués de Queensberry. El amor fue mutuo y a primera vista, pero claro, mantenido en el más absoluto secreto.
El Marqués, al descubrir el affaire, les advirtió que no permitiría semejante relación ilícita entre ambos. Su advertencia no surtió efecto, de modo que le envió una nota al escritor: "A Oscar Wilde, que alardea de sodomita".
Wilde cometió el error de querellar al Marqués por injurias. Este error terminó con su carrera y con su vida privada.
Tras un breve proceso, el jurado declaró al Marqués no culpable, ya que consideraron que Wilde sí había lardeado sobre su orientación sexual. Se detuvo al escritor sin derecho a fianza y se le embargaron todos sus bienes.
Fue condenado por pervertir a la juventud a dos años de trabajos forzados. Su esposa renegó de él, se cambió el apellido y el de sus hijos. Nunca volvieron a verlo.
Wilde murió sumido en la indigencia.

Carta de Wilde a Lord Alfred
"Querido muchacho:
                              Tu soneto es completamente adorable y es una maravilla que esos labios de pétalo de rosa que tienes, hayan sido creados para el canto musical como para la locura de besarse. Tu adorada y delgada alma deambula entre la pasión y la poesía. Yo sé que Hyacintus, a quién Apolo amó locamente, has sido tú en aquellos días griegos. ¿Por qué estás solo en Londres? ¿Cuándo vas a Salisbury? Ve allí y refresca tus manos en la grisácea luz de las cosas góticas, y ven aquí cuando así lo quieras. Este es un lugar adorable, sólo faltas tú, pero ve primero a Salisbury. Con imperecedero amor, siempre tuyo, Oscar".

Comentarios

Entradas populares de este blog

GABRIELA MISTRAL Y ROMELIO URETA

ILSE KOCH, LA BRUJA DE BUCHENWALD

ANTONIO MACHADO Y PILAR DE VALDERRAMA, AMOR SECRETO