SECRETOS COMPARTIDOS (2 PARTE)

Miró a su alrededor buscando donde sentarse. Un sillón destripado la llamó desde un recoveco. Se acomodó y con reverencia abrió el diario de su abuela, un simple cuaderno con tapas de cuero oscuro.
Un sol naciente presidía la primer página; debajo una frase en húngaro que la hizo sonreir: "Donde entra el aire y el sol, no entra el doctor."
Cuantas veces la escuchó de boca de su abuela. Por las mañanas, las ventanas de su habitación siempre estaban abiertas, aún en invierno.
_ Madre, va a pescar una pulmonía_ protestaba mi papá.
_ Hijo, "donde entra el aire y el sol, no entra el doctor"_ respondía convencida y... sí, nunca se enfermó.
Aliviada por comprender el idioma,que con tanta paciencia se lo enseñó su padre, continuó leyendo.

Somogy, Hungría, Marzo de 1913
Amo mi pueblo, de verdes lomadas y cielo prístino. Amo los veranos, cuyas tardes cálidas nos invitan a nadar en las plácidas aguas del Lago Balaton que corre cerca de casa.
No somos ricos, pero tampoco pobres. Nuestra granja se dedica al cultivo de la vid y nos va bastante bien.
Gyula, mi hermano mayor, aborrece cultivar la tierra, prefiere dedicarse al dibujo. Todos los domingos desaparece para regresar bien entrada la noche con una pila de bosquejos en carbonilla que me asombran por su perfección.
Mi padre lo regaña, a él no le importa. Adora dibujar, es su pasión, es su manera de plasmar sus sentimientos. Gyula, mi adorado sinvergüenza.
¡Y qué decir de Ferenk!, un pequeño piel de Judas de diez años, con sus desopilantes travesuras enloquece a nuestra madre.
Estoy agradecida al Cielo por mi familia. Me siento amada y protegida.

12 de Abril
Hoy fui hasta el pueblo por víveres. Cuando salía cargada de bolsas, alguien me llevó por delante. Mi mal genio se desató y empecé a maldecir hasta que me topé con unos ojos grises, tormentosos, que me hicieron trastabillar. Me sostuvo con gentileza y, con insistencia, me acompañó cargando las bolsas.
Durante el camino casi no hablamos: yo, avergonzada por mi terrible temperamento; él, cohibido. Nos despedimos, apenas intercambiamos nuestros nombres..."Ethel,¿y tú?...Francis." La invitación surgió espontánea, "¿Aceptarías venir a tomar el té mañana por la tarde? Es mi manera de agradecer tu ayuda."
De dónde saqué el valor para semejante propuesta...no lo sé. Para mi sorpresa, él aceptó. Yo, feliz.


13 de Abril
Me gusta este hombre. Respetuoso, simpático. A mis padres parece gustarles. Al despedirse me propuso una cita. ¡Miles de campanas tañeron en mi corazón!


16 de Abril
Caminamos orillando el lago. Me toma de la mano. Me apoya contra su cuerpo y ...¡me besa! Mi primer beso, me siento en las nubes...

18 de 0ctubre
Francis me ha pedido casamiento. ¡Vuelo de alegría!

23 de Noviembre
Fijamos fecha para nuestra boda. Será el 10 de Septiembre de 1914.

24 de Diciembre
La mejor Nochebuena de mi vida, rodeada de mi familia y junto al hombre que amo.

18 de Marzo de 1914
¡Que lento pasa el tiempo!¿Qué sucede que los días no vuelan, como vuela mi deseo por alcanzar el día de mi boda? Este sentir que me abruma, me recuerda unos versos de Shakespeare:
"El tiempo es muy lento para los que esperan
 Muy rápido para los que temen
 Muy largo para los que sufren
 Muy corto para los que gozan
 Pero para los que aman, el tiempo es eternidad."

16 de Mayo
Ferenk nos descubrió besándonos. A partir de ese día no se despega de mí. "Tengo que cuidarte Ethi,¡poco me gusta ese muchacho, ¿quién se cree qué es para besarte?" ¡Hermanito celoso!.

13 de junio
Hoy fui con mi madre a la tienda de la señora Agnes para elegir las telas de mi vestido de novia. Pasamos la tarde entre sedas, tules y puntillas. ¡Un sueño mágico!

20 de Junio
¡Que ternura! Francis apareció con una canasta repleta de flores. Una tarjetita escondida entre las begonias decía:"Un beso tuyo es más dulce que la miel. Muero por beber de tu boca."

18 de Julio de 1914
Mi mundo tiembla. Se declaró la Gran Guerra y ¡Hungría participa en ella!¡Dios mío apiádate de nosotros!



Comentarios

Entradas populares de este blog

GABRIELA MISTRAL Y ROMELIO URETA

ILSE KOCH, LA BRUJA DE BUCHENWALD

QUERIDO PROFESOR, las excusas más graciosas escritas por padres a los maestros de escuela